Parte de mi proyecto fotográfico personal "Sílice Anexa", galardonado en 2019 con la beca de Fotografía Contemporánea del BasqueDOK, se expuso en Marzo de 2020 en la Escuela de Artes y Oficios de Vitoria-Gasteiz.
La exposición quedó congelada en el espacio y en el tiempo durante meses debido a la declaración de estado de alarma durante la pandemia de COVID-19 y el consecuente cierre de la Escuela de Artes al público y alumnado.
Sílice Anexa es un proyecto fotográfico personal iniciado en 2017 conformado por una recreación autobiográfica de momentos vividos durante mi infancia tardía y adolescencia en el pequeño pueblo del que procede mi familia materna.
Silanes se encuentra en Castilla, envuelto por un abrazo rocoso. Como el de un abuelo a su nieto. Sílice Anexa es ese espacio-tiempo en el que quieres estar pero no puedes permanecer. Es un ejercicio introspectivo, un viaje emocional entre mi espíritu y el tiempo.
Utilizo el espacio físico como escenario y a sus habitantes actuales como figurantes en una suerte de recreación visual que navega sensaciones y sentimientos vividos propios de la pubertad y la adolescencia.
Sílice Anexa es la puerta de entrada a un universo real y mágico de emociones y recuerdos, junto a la piedra.
Citando a Susan Meiselas, “la cámara es una excusa para estar en un lugar al que, de otro modo, no perteneces. Me da tanto un punto de conexión como un punto de separación”.